This post is also available in: English (Inglés)

Nota: Desde la fecha de publicación de este artículo las Islas Caimán han sido retiradas de la lista negra de la UE.

El titular resulta un poco doloroso para los cientos de emprendedores latinoamericanos con sociedades holding en las Islas Caimán: 

El Consejo de la UE (que comprende a los ministros de economía y finanzas de los 27 Estados miembros) anunció el pasado 18 de febrero de 2020 que las Islas Caimán, junto con Palaos, Panamá y las Islas Seychelles, habían sido incluidas en la lista de jurisdicciones no cooperantes en materia fiscal, conocida como la “lista negra” de paraísos fiscales de la UE

Hasta hace diez años, los emprendedores que deseaban levantar capital por parte de fondos internacionales de Venture Capital, casi no tenían otra opción que crear su sociedad holding en Delaware. Los emprendedores no americanos, se dieron cuenta muy rápidamente de que Delaware resultaba ser muy ineficaz en términos fiscales. No obstante, hacer lo que se conoce como el “Delaware Flip” – era un mal necesario por el que había que pasar a efectos de levantar capital. Todo esto cambió hace una década por causa de una pequeña operación de fusión/adquisición en Argentina, la cual tuvo un resultado inesperado.

Como solía ser habitual a principios de la década del 2010, una reconocida aceleradora requería que cada uno de sus fundadores latinoamericanos, incorporasen una C-Corporation de Delaware como condición previa a la realización de su inversión. Una de las compañías del portafolio de dicha aceleradora procedente de Argentina, tuvo un exit por un valor de 2 millones de dólares después de levantar menos de los $15.000 dólares que había invertido inicialmente  la aceleradora.  

Pueden imaginarse la sorpresa del fundador argentino (que nunca había estado en los EEUU y que ni siquiera tenía una visa para viajar a los EEUU) y de sus cinco inversores ángeles, cuando les explicamos que tendrían que pagar más de $600 mil dólares en impuestos en los EEUU. Esto se debió a que el potencial comprador europeo no estaba dispuesto a comprar su nueva compañía holding de Delaware, sino que insistía en adquirir sus subsidiarias operativas en México y Argentina. 

No obstante, hacer lo que se conoce como el “Delaware Flip” – era un mal necesario por el que había que pasar a efectos de levantar capital. Todo esto cambió hace una década por causa de una pequeña operación de fusión/adquisición en Argentina, la cual tuvo un resultado inesperado.

Aprovechamos esta situación, para convencer a Kaszek Ventures, siempre receptiva a las necesidades de los fundadores, para que permitiera que uno de nuestros clientes tech mexicanos, crease una compañía holding en las Islas Caimán (en lugar de una compañía holding de Delaware) para la ronda de Serie B que se encontraba liderando.  

Kaszek Ventures sugirió poner una LLC por debajo de la compañía holding de las Islas Caimán para aplacar al órgano regulador local en México; y así nació el “sándwich Caimán/LLC” (o por lo menos fue así como se comenzó a utilizar en operaciones latinoamericanas de VC).  Tras la validación de la estructura Caimán/LLC por parte de Kaszek, rápidamente se unieron a esta tendencia el resto de fondos de capital riesgo con actividad en la región. NTXP y su abogado, Manuel Tanoira, fueron también de los primeros en adoptarla. 

En los últimos cinco años, aproximadamente el 25 % de los emprendedores latinoamericanos de países de hispanohablantes, han obtenido capital a través del “sándwich Caimán/LLC”. En Brasil, la mayor parte de los emprendedores que levantan capital en el extranjero, han recurrido al “sándwich Caimán/LLC”. Lo anterior supone que existen aproximadamente más de 100 emprendedores que actualmente se encuentran utilizando una compañía holding de las Islas Caimán (y esto solo en nuestra firma como referencia).

Teniendo en cuenta la amplia adopción de la estructura Caimán/LLC para inversiones de capital riesgo en toda América Latina, ¿qué significa ahora que las Islas Caimán (un territorio británico de ultramar) estén en la lista negra de la UE?

Algunos comentaristas han afirmado que se trata en realidad de una jugada política de la UE que busca castigar al Reino Unido por su salida de la misma (Brexit).  Que esté o no esté, una determinada jurisdicción dentro de la lista negra, es una cuestión que está bajo “permanente revisión”, tal como afirmó la propia UE.  Bermudas es un claro ejemplo de lo flexible (y, sin duda, político) que puede llegar a ser el proceso de inclusión en la lista negra.  Bermudas pasó de estar en esta lista, a la “lista gris”, a las pocas semanas de haber sido incluida en la lista negra en el 2019. Al poco tiempo, se eliminó del todo a las Bermudas en el mismo día que se incluía las Islas Caimán a la lista negra de la UE.   

Muchos abogados de las Islas Caimán esperan que las negociaciones de su gobierno con la UE lleguen a buen término en el 2021 y que se retire a las islas de su lista negra.

Ahora bien, estar en la lista negra de la UE no acarrea en realidad consecuencias tan severas. La inclusión de una jurisdicción en dicha lista no activa per se sanciones importantes por parte de la UE; ni siquiera conlleva una prohibición a la comercialización de un fondo de las Islas Caimán (bajo regímenes nacionales de colocación privada) en la UE.  Algunos inversores de la UE consideran que se incrementará el riesgo de auditorías fiscales locales sobre las inversiones realizadas en estructuras corporativas caimanesas.  

Si atendemos a datos empíricos, no parece que desde febrero, cuando se incluyó a las Islas Caimán en la lista negra de la UE, haya habido un número significativo de fondos de capital riesgo e inversión que haya abandonado la isla para reubicar su domicilio en otro lugar (por lo menos hasta ahora).  Sin duda, la inclusión de las Islas Caimán, puede hacer que los inversores institucionales de la UE se muestren más reacios a invertir en los fondos de las islas por distintos motivos. Y resulta evidente también, que la presión política o gubernamental puede disuadir a los inversores institucionales de la UE (con conexiones con los gobiernos de la UE, como  por ejemplo planes de pensiones públicos) de invertir en fondos de las Islas Caimán. En cualquier caso, no son muchos de esos inversores, los que realizan operaciones de capital riesgo fuera de Latinoamérica.


Muchos abogados de las Islas Caimán esperan que las negociaciones de su gobierno con la UE lleguen a buen término en el 2021 y que se retire a las islas de su lista negra.

Como suele suceder en VC, lo más probable es que prevalezca la “Regla de Oro”: los que tienen el oro ponen las reglas.   

La última palabra la tendrán los fondos de capital riesgo con actividad en América Latina; quienes decidirán si se sienten cómodos con que las sociedades de su portafolio, continúen utilizando compañías holding de las Islas Caimán como alternativa a Delaware. Por ahora, nuestros clientes de América Latina no han recibido presión de sus inversores institucionales para reubicar sus domicilios.  Sólo el tiempo lo dirá.

Somos muchos los que esperamos que las Islas Caimán, al igual que las Bermudas, puedan salir de la lista negra de la Unión Europea.  De lo contrario, es posible que comencemos a ver sándwiches “Canadá/LLC” y “Bermuda/LLC”, toda vez que tanto Canadá como las Bermudas, se distinguen también, al igual que las Islas Caimán, por ser focos de diversos tipos de fondos.

¿Ya está vencido o pasado el sándwich “Caimán/LLC”?  Podemos decir que se ha puesto un poco blando, pero todavía se puede comer.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like